iohio

SAN ANDRÉS ZAUTLA

         Foto David Hilbert                                                            



EL ÓRGANO HISTÓRICO DE SAN ANDRÉS ZAUTLA

El órgano de San Andrés Zautla fue ubicado originalmente al lado derecho del altar, hasta el año de 1999 cuando fue subido a su posición actual en el nuevo coro. Antes de su restauración en 1997, se había deteriorado tanto, que los habitantes más ancianos de la comunidad no tenían recuerdos de su sonido. Sin embargo, el instrumento siempre fue protegido y movido de un lado a otro cuando había trabajos de reparación del templo, a fin de evitar las salpicaduras de cemento y otros accidentes.
La fecha del órgano de San Andrés Zautla, 1726, fue descubierta en el año de 2000 en el tubo central de la fachada. Se puede considerar este órgano como parte de un grupo que comparten muchas características en cuanto a su diseño musical, la construcción, el perfil o decoración de sus cajas, y su período cronológico, como los de San Dionisio Ocotepec (1721), Santiago Tlazoyaltepec (1724), San Pedro Quiatoni (1729), Santa María de la Natividad Tamazulapan, San Jerónimo Tlacochahuaya y San Pedro Mártir Yucuxaco (1740).

El órgano de Zautla es de dimensiones medianas y está colocado sobre una mesa, pero esto es más bien un detalle estilístico que práctico, porque el órgano es demasiado grande y pesado para llevarse fácilmente de un lado a otro. Las puertas de la caja del órgano están pintadas con imágenes de los cuatro arcángeles y a los lados se encuentran San Pedro y San Andrés. Los tubos están pintados con mascarones, utilizando el escape de aire para dar forma a la boca.
La pintura de la caja del órgano fue restaurada entre 1993 y 1995 por PRONASOL y el mecanismo fónico en 1997 por Susan Tattershall, Directora del Taller de Órganos Históricos de México, con apoyo de un patronato de zautecos radicados en el D.F. y de Fomento Social Banamex. Milagrosamente casi todos los tubos originales habían sobrevivido el paso del tiempo, aunque se tuvieron que fabricar de nueva cuenta el teclado y los fuelles. El concierto de inauguración se llevó a cabo en 1998 por el organista Eliseo Martínez.