iohio

SANTO DOMINGO YANHUITLÁN

                                                                                                            



EL ÓRGANO HISTÓRICO DE SANTO DOMINGO YANHUITLÁN

Ubicado en un balcón a manera de tribuna al lado izquierdo de la nave del templo (muro norte o del Evangelio) junto al inmenso coro alto, este magnífico instrumento resuena en uno de los espacios acústica y estéticamente más impactantes del continente americano como lo es el templo de Santo Domingo Yanhuitlán.

Aunque no se conoce ni la fecha de la construcción ni el nombre del constructor del órgano, se supone que fue hecho en Oaxaca alrededor del año 1700, ya que el perfil de la caja, con sus características “caderas” oaxaqueñas por los laterales, y la suntuosa decoración de la fachada recuerdan el órgano de la Basílica de la Soledad (construido en 1686). Cabe mencionar las imágenes fantasmales que forman parte de la policromía de la fachada, los mascarones feroces en los tubos y las ricas tallas del exterior del mueble. Es el único órgano en Oaxaca que presenta símbolos dominicos en la decoración de la caja: la cruz blanca y negra y el perro con su antorcha. En su remate se encuentra una bonita imagen de San Juan Bautista.

El órgano fue reconstruido entre 1996 y 1998 bajo el patrocinio de Fomento Cultural Banamex A.C. Se considera la intervención más bien como una reconstrucción que una restauración debido a que una gran parte de los tubos y los componentes de madera fueron bastante deteriorados y tuvieron que ser reemplazados. El proyecto fue dirigido por el organero francés Mtro. Pascal Quoirin en colaboración con la Academia Mexicana de Música Antigua para Órgano (AMMAO), dirigida por los Mtros. Gustavo Delgado y Ofelia Gómez.

El órgano muestra la evidencia de reparaciones y otras modificaciones hechas por diferentes organeros a través del tiempo. Los restauradores se toparon con varios cambios realizados en el siglo XIX (el teclado lleva la fecha de 1886). Se reconstruyeron las piezas más dañadas incluyendo la trompetería horizontal, varios tubos del interior, el fuelle, el secreto y diversos componentes del sistema mecánico, con el objetivo de recuperar hasta fuera posible el estilo original del instrumento. Afortunadamente se conservaron los bellos tubos de la fachada pintados con mascarones y diseños florales. El color de fondo de la policromía de la caja fue originalmente verde, como era usual en los órganos oaxaqueños de esta época, pero en algún momento, tal vez durante alguna fumigación mal manejado, el color viró hacia un café cobrizo que es el que presenta actualmente.